Entramado-300x225Cuando hablamos de empresas, en seguida visualizamos un entramado de estructuras, departamentos y estrategias, cuya organización, gestión y eficiencia se sobreentienden. El objetivo es que mediante la cohesión de los equipos y la optimización de los procesos se asegure la rentabilidad del negocio, y como consecuencia el éxito del proyecto.

Nuestro cuerpo, que parece una estructura simple bajo el esquema tradicional “cabeza, tronco y extremidades”, confiere una extraordinaria dimensión “empresarial” si observamos que a pequeña escala, al menos 55 billones de células permanecen operativas las 24 horas al día, en un complejo equilibrio de reacciones metabólicas, gracias al óptimo funcionamiento de los diferentes órganos y sistemas y la coordinación estratégica de nuestro centro de mando: el cerebro.
Lo sorprendente es que, como si de una macroempresa se tratara, cada célula no podría existir de forma aislada, sino que necesita de la cooperación de la comunidad en la que interactúa para poder sobrevivir.

Todo funciona bajo un mecanismo preciso y altamente complejo, y lo curioso es que esto sucede en gran parte, de forma automática e inconsciente. Por ello muy a menudo olvidamos que para obtener los mayores beneficios en salud, tenemos que establecer y aplicar un plan estratégico de mejora y desarrollo que garantice la sostenibilidad del estado de bienestar a medio y largo plazo.

Pero entonces ¿quién debe asumir la responsabilidad? ¿quién está al mando? Cabe reflexionar…

Para los que piensan que “la suerte está echada” en el aleatorio sorteo de la lotería genética, la salud podría entenderse como una consecuencia impuesta, postura que parece eximir a uno de la responsabilidad en el proceso. ¿Es tu caso?

Por el contrario, hoy en día la EPIGENÉTICA nos confirma que nuestro estado de salud no es sino el resultado de nuestros pensamientos y de cada una de las elecciones y acciones que realizamos a diario, o lo que es lo mismo, de nuestros hábitos.

Esto es una buena noticia porque implica que no somos víctimas de nuestros genes sino los promotores de nuestro destino, como dice Bruce Lipton, uno de los principales exponentes de la biología moderna; Así, no se trata de discutir sobre el papel del medio o la herencia por separado, ya que la mente consciente domina a ambas.

Estamos ante un nuevo paradigma en el que la toma de conciencia y el conocimiento del propio cuerpo son fundamentales, y donde los individuos constituyen un elemento poderoso para reprogramarse a sí mismos y experimentar una vida plena.

Parece claro, si quieres incrementar tu bienestar mental y físico y rentabilizar tu salud, emprende tu propio Proyecto:

  • Conviértete en tu agente de “cambio”
  • Sé responsable de tus decisiones y acciones
  • Dirige tu propio estilo de vida.

Tu salud es tu principal negocio ¿estás dentro o estás fuera?